Tipos de nieve, tras nevadas con viento

Estos días de inicio de temporada son muy buenos para ir conociendo la forma en la base está formando la base de la nieve. Conocer y recordar esto, ayuda a disfrutar más del esquí, ya que ayuda a encontrar mejores palas y evitar piedras.

Las primeras nevadas de diciembre han venido acompañadas por fuertes vientos, por lo que fundamentalmente nos encontramos con 3 tipos de nieve:

Diferentes tipos de nieve, tras una nevada con viento
Diferentes tipos de nieve, tras una nevada con viento
  • Zonas “peladas”, donde el viento se ha llevado todo el polvo y solo se ha fijada una fina capa de nieve, que permite ver toda la textura inferior (el contorno exterior de arbustos, hierbas, piedras, etc.
  • Zonas “redondas”, donde la nieve se ha acumulado con un mayor espesor y han ido “redondeando” ese contorno.
  • Zonas “venteadas”, donde la nieve se ha ido acumulando por acción del viento, compactándose y se ha ido conformando una forma de “ondas”, o de “olas”.

Evidentemente, el objetivo es buscar las zonas “redondas”, buscando evitar las zonas “peladas”, pudiendo elegir como mal menor las zonas venteadas. Pero tal y como se intuye a la izquierda de la foto, si el viento ha sido predominante en una dirección, la parte trasera de la montaña suele acumular mucha cantidad de nieve.

Esto es lógico y tiene su explicación en la mecánica de fluidos. De forma genérica, el viento es un gas, un fluido que transporta la nieve en polvo. Ese aire, al encontrarse una montaña que tiene que superar (no la puede atravesar), se comporta del siguiente modo:

MontañaFluida

En la zona en la que más se juntan las líneas es donde más presión hace el viento y más fuerza de arrastre hace, mientras que en la zona posterior, entra en un régimen turbulento, que deposita mucha nieve, llegando a formar importantes “cornisas”, o “ventisqueros”.

Por lo que si vemos una zona pelada, debemos mirar al otro lado de la montaña, que es donde tendremos el “premio”.

No obstante, no siempre se puede legar, si nuestra ruta nos lleva a bajar una pala como la de la anterior foto, debemos buscar las zonas “redondas”. Un ejemplo fantástico son los tubos que se forman sobre los barrancos de los ríos, que incluso llega un momento que comienzan a acumular nieve en forma de “montañita”. Esas “lenguas” de nieve polvo son la mejor opción para bajar ese tipo de laderas y el gran premio del que mejor sabe interpretar la montaña.

Tubo de nieve polvo, sobre un barranco, bajo una zona totalmente pelada por el viento.
Amplio tubo de nieve polvo, sobre un barranco, bajo una zona totalmente pelada por el viento.

Compartir en: