SKIMO en Astún. I TROFEO ESQUÍ DE MONTAÑA VALLE ASTÚN-LA VALLÉE D´OSSAU.

Nunca pensé que en el mismo año que se  vestía la estación de Astún de carteles prohibiendo hacer esquí de travesía por sus  caminos, celebraríamos una prueba de Skimo en sus inmediaciones.

El mundo está de cambios y el esquí también y eso es un notición en nuestros valles. El esquí de montaña en estado competitivo es una preciosidad y valles de todas las cordilleras nos encontramos carreras míticas, que se están celebrando y que arrastran gente de todos los países europeos, como la Pierra Menta en estación de esquí Areches Beaufort, en la región francesa de Rhon Alpes,que justo se celebraba este fin de semana del 12 y 13 de marzo, o la Altitoy, en Luz Ardident , Pirineos franceses, celebrada a finales de febrero.

En nuestra cordillera cada año más estaciones colaboran con estas pruebas que mueven a un montón de deportistas y por consiguiente mueven al sector del turismo.

Cerler con  la ya consolidada  Memorial del Recuerdo y campeonato de Sprint, Panticosa, con su limpia carrera, Panticosa-Los lagos, Candanchú con la Causiat Extrem cuyo nombre habla por si solo y con la Valle del Aragón que este año hará su XXI edición, Formigal con la carrera del Club Pirineos y ahora nuestra  querida Astún que es sede de las enseñanzas de alpino para Mayencos.www.fam.es/competicion/esqui-de-montana

 Las estaciones colaboran y es lógico que estas pruebas se celebren junto con ellas ya que la logística se facilita y también el acceso a las medidas de seguridad que está en la base de toda prueba deportiva de estas características .

Nosotros lo hemos celebrado y junto con el permiso que nos dio  el Parque Nacional de los Pirineos de Francia, pensamos que podíamos diseñar una prueba que mostrara a  todos los aficionados al esquí de montaña las maravillas que tenemos en torno al Valle de Astún y  al otro lado del circo que encierra al Ibón de Truchas.

DSC_3210

Nuestro “parque de juegos” iba a ser el protagonista de la que ha sido nuestra primera edición de Skimo. ¿Podremos repetir?. Eso lo contestaremos la próxima temporada.

De momento, decir que hemos recibido muchas felicitaciones de los participantes y que  con la ayuda de una meteorología estupenda y de la colaboración del centro  A Lurte, especializado en nivología y Aludes, que representa un recurso solo igualado al que dispone el Valle de Arán en todo el Pirineo, hemos logrado sacar adelante la prueba.

Para los que seáis organizadores o participantes sabréis lo complicado que es lidiar con el parte meteorológico y con la nieve, ambos aspectos son decisivos en la prueba que se lleva a cabo y en el caso de este Trofeo todo ha encajado a las mil maravillas, eso sí, pasando por un difícil proceso de toma de decisiones a 24 horas de la prueba.

Todo el trabajo se ha podido sacar adelante formando un buen equipo de personas que cada una, en la medida de lo posible y de sus conocimientos , ha puesto su granito de arena a la hora de levantar una prueba como esta.

En particular he tenido la suerte de compartir el  trabajo de trazar la ruta de ambas pruebas con gente extraordinaria, que nos han ayudado en todo momento asesorando y aconsejando ante la toma de decisiones que  hemos tenido que tomar  para adaptarnos a la montaña y a  los condicionantes impuestos por la estación invernal para hacer compatible el normal funcionamiento de la misma con un evento competitivo como éste.

Agradecemos mucho que nos hayáis comentado lo que han gustado las trazas tanto para la crono como para la trave. Por eso os contaré cómo nos lo montamos en esta, nuestra primera vez:

Cómo sucedió todo 

A 24 horas de la prueba nos debatíamos en las oficinas de Astún entre cancelarla o tirar para delante. Mientras, un nutrido grupo de “Trazadores” esperaban con el “cuchillo entre los dientes” en un hotel del complejo , con ese ansia de plantar las focas sobre  el nevadón que días atrás había caído y marcar la  carrera, indispensable trabajo que hay que abordar  los días previos a la prueba y si no queda más remedio, el mismo día .

El jueves 10 de marzo, un pequeño pero tremendo grupo de esquiadores ( Juan Xalmet, Jon Apodaka, Nacho Merino y Pedro Marco) intentaron hacer el recorrido previsto para la travesía y el tiempo no les dejó.

El  viernes 11 de marzo a 24 horas de la carrera había que marcar sí o sí. ( Juan Régil, Pedro Marco, Nacho, Pablo, Blanca I, Jon, José Javier Eito, Edu Batista, Ángel Moraga ).

DSC_3182.JPG
aunque la meta se ponga en cumbre, la bajada se marca
DSC_3178.JPG
marcando la bajada por los tubos

El tiempo estaba malo a pesar de que los partes en general daban claros y nosotros teníamos una espesa veía niebla a partir del Ibón Escalar, de modo que en el collado de los Monges no se veía un carajo. Solo se pudo marcar la “crono” en su totalidad  con un final apocalíptico en recto con ayuda de Juan Xalmet que se curró el último tramo con 0 de visibilidad y nos fuimos a tomar un caldo.

Al día siguiente mientras se celebrara la crono, deberíamos marcar la travesía. Entre los Trazadores del cuchillo entre los dientes, esta vez se encontraban Javi Alvira, Jairo, Hermanos Jaenara, Ernesto, Julio Fadrique, JJ Eito, Sergio, Juan Régil , Bernabé Aguirre, Juan Sahagún y yo; el estar tan limitados por el tiempo y ver que el día no terminaba se salir bueno, nos tenía al borde  del infarto,se sentía la tensión en el grupo. La mañana del viernes, a las 8 estábamos remarcando la traza de la crono y nos íbamos a Francia a  completar el recorrido, quedando ajenos a toda la fiesta que  tendría lugar en breves horas en  la base de la estación, donde teníamos ubicada la zona de salida/meta de la crono.DSC06828.jpg

Al llegar al collado de los Monges, de nuevo una niebla infernal. En este punto ya no se podía dejar para el día siguiente, así que capitaneados por Bernabé Aguirre cruzamos la divisoria y al poco tomamos la decisión , ante la falta de visibilidad, de realizar la traza en el recorrido B y abandonamos la idea, de ir al valle de Anéou, llamando a los Gendarmes para avisar que  no acudiríamos la “cita” que teníamos con ellos,  en el peregrino punto de encuentro a 2.085 m de desnivel.

La bajada a las cabañas del Glére la hicimos sin ver “tres en un burro” , pero al llegar al final del Peñon Paradís, se abrieron un poco los cielos y pudimos contemplar la maravilla del valle del Glére en profundo silencio bajo una niebla .

Allí tomamos un bocado y seguimos con nuestro tajo, la huella doble que teníamos que llevar hasta el collado de Astún.

DSC_3201.JPG

Jon , que circula por las montañas como un sarrio más, se presentó en el piscolabis y se unió al grupo desde allí. Llegados a la intersección entre el valle del Glére y la entrada al Col d, Anéou se reconsideró la traza que teníamos planteada en la prueba larga, motivados por el sol que ahora luce en todo su esplendor, pero realmente, siendo que la niebla nos ha retrasado en nuestro trabajo y teniendo la posibilidad de que vuelvan a aparecer al día siguiente  evaluamos nuevamente  optar por el recorrido B y completar el desnivel con otras trazas más próximas a la estación de esquí que favorezcan la seguridad de la prueba.

La patrulla realizaba su tarea con mimo y nos llevábamos no pocos bociferios por parte de los Hermanos Jaenara que son unos trazadores de perfeccionismo exquisito; nuevo parón de la procesión: La géndarmerie se ha personado en el fondo del valle y , parece que nos piden las credenciales. Nosotros somos gente de bien, nada de piratas fulibusteros y dimos muestra de saber que no se nos permitía transitar en la proximidades más inmediatas al Gradillier, donde anida la perdiz nival, protegida en estos lugares ; en buena sintonía con los guardas seguimos la traza alejándonos de los cortados del macizo y ellos por su parte nos dibujaron sobre la nieve, nuestra nueva frontera, una línea infranqueable que delimitó la zona mas sensible del Parque Nacional y sobre la cual había que extremar el cuidado de las especies que la habitan.

Y así con esta anécdota llegamos a la cumbre del col de Astún, donde Jon tiró en un momento varias cornisas que representaban un peligro en la prueba .Este chico nos deja boquiabiertos .

Sobre las tres, todavía quedaba de marcar el Belonseiche, donde decidimos sumar los metros de desnivel que nos quedan para alcanzar los 1700, que es el reglamentario, en un final  espectacular de la carrera, con una pronunciada subida y con una pala de bajada de las de disfrutar.

Bajamos por los tubos que llevan  a los llanos del sol, sin dejar nunca de marcar la carrera con las banderas y el grupo de jovenzanos enfilaron nuevamente el último repecho hasta los “miravientos”  del pico.

DSC_3179
ahí vemos la traza

¿A que no se pasa mal en el noble oficio de trazador?. Os lo recomiendo.Y así termina esta historia, de cómo nació la prueba, de como surgió la traza y de unos trazadores  que no llevaban cuchillos ni eran filibusteros .

Las fotos mejores de ese día, por cortesía de Ángel Moraga

DSC06818.jpg

DSC06824
bien custodiada subiendo al ibón de Escalar
DSC_3210
circulando por los llanos  del Valle del Glére
DSC06866
al fondo a la derecha de la foto el Macizo Gradillier-
DSC06880.jpg
espectacular, al fondo  la zona de bajada junto al Paradís

DSC06878.jpg

y alguna más que dan testimonio de todo lo dicho.

DSC_3208.JPG

Ciooooo y hasta la próxima!!!

Quien quiera saber cómo fue la carrera a los que participaron, una buena crónica es la de Candanchú Ski Alp que os dejo a continuación; a estas horas todavía deben estar comiendo jamón.

Crónica Carrera Mayencos

 FirmaAstrid

Deja un comentario

Compartir en: