Aneto 2018: la montaña nos muestra su peor cara

Esta entrada está un poco alejada de lo que solemos contar en el blog. El espíritu de este blog inicialmente era dar a conocer rutas sencillas para iniciarse en el esquí de montaña, desde el club Pirineista Mayencos.

Poco a poco el contenido del blog está creciendo en complejidad y quizás esta entrada sea un punto de inflexión.

Desde el club llevábamos un tiempo que ya no hablamos solo de esas salidas sencillas, también programamos formación avanzada en materias muy variadas, como seguridad, utilización del ARVA, auto rescate, primeros auxilios, técnica de esquí, técnica de alta montaña invernal con crampones, piolet, esquí encordado, papel con esquís, etc.

Ya llevamos varias entradas en las que hablamos de salida de alta montaña (destaca la alta ruta Chamonix Zermatt del 2017), en ocasiones con complicaciones meteorológicas. Pero quizás en el Aneto 2018 ha sido la primera ocasión en la que hemos sentido que la montaña nos ha mostrado los dientes.

Para esta salida decidimos formar un grupo pequeño, lo más compacto posible, para evitar los problemas de un grupo grande. Pensábamos en media docena, pero finalmente nos salió un grupo de 11.

Afortunadamente todo salió bien, pero nos ha dejado varias lecciones muy importantes a tener en cuenta. En primer lugar, no tomarla a la ligera cuando nos enfrentamos a una meteo adversa. Teníamos una previsión de ventana, pero era una previsión que estaba cambiando continuamente y aceptamos ese riesgo.

De izda. a dcha. Pedro, Elena, Julio, Mercedes, Gerardo, Jesús, Santi, Josemari, Alejandro, Paco y José Carlos

Todo pintaba muy bien el viernes cuando llegamos a los Llanos del Hospital con un climatología fantástica, que nos animó mucho a todos. La subida comenzó con un largo porteo, tal y como esperábamos, pudiendo poner los esquís ya muy cerca de la Reclusa, refugio al que íbamos a dormir.

Llegando al refugio e la Renclusa
Llegando al refugio e la Renclusa

Como nos habíamos retrasados en la salida (complicaciones laborales y de tráfico), los primeros apretaron ara llegar a la hora de la cena y poco a poco fuimos llegando los demás. Llegar con tan poco tiempo nos supuso no poder hacer bien todas las labores que hay que hacer nada más llegar, como es poner a secar pieles y botas.

Aquella noche dormimos bien (poco, pero cómodos, había poca gente en nuestro dormitorio, posiblemente anulaciones de última hora). Y al día siguiente madrugón para ir a por el Aneto a buena hora. Alejandro, que el día anterior tuvo problemas decidió no ir a la cumbre, por los que después de desayunar con nosotros, se quedó en el refugio para bajar más tarde a nuestro encuentro.

Preparándonos para salir, a la puerta del refugio
Preparándonos para salir, a la puerta del refugio

Subimos a buen ritmo, con temperatura agradable y sin adversidades meteorológicas hasta el Portillón. En esta subida se hicieron dos grupos, un primer grupo de 3 y el resto fuimos juntos en otro grupo muy compacto.

EN el paso del Protillón ya tuvimos cambio de meteo, terminó de meterse la nube y comenzamos a sufrir un viento racheado helador, por lo que comenzamos a sufrir en los dedos de las manos. Además yo tuve que cambiar pieles, puesto que el día anterior no habían secado bien y estaba haciéndose un zueco entre la piel y el esquí.

Josemari en el paso del Protillón
Josemari en el paso del Protillón

Conforme subíamos cada vez estaba más cerrado y hubo un momento en el cual la única referencia para continuar era el GPS. Nos encontramos con algunos esquiadores que se daban la vuelta, desistiendo de hacer cumbre y con alguno de estos grupos nos encontramos a uno de nuestros compañeros, que se había perdido del grupo de 3 que llevábamos delante.

Andaba desorientado, sin saber por donde se habían ido los otros dos compañeros, por lo que  se integró en nuestro grupo y continuó con nosotros. En esos momentos los wavki talkies no nos funcionaban, por lo que no podíamos contactar con los otros dos compañeros.

Finalmente, cerca ya de la cima, llegó un momento que comenzó a granizar. Esta situación, junto con el viento racheado nos hicieron tomar la decisión de abandonar la intención de hacer la cumbre, quitar pieles y comenzar el descenso por donde teníamos previsto inicialmente, por Aiguallus.

La bajada la iniciamos con una nieve costra, muy pesada, aunque conforme íbamos bajando desapareció la costra y aunque continuaba estando muy pesada, pudimos bajarla más a gusto, disfrutando de una larga bajada.

Cuando llegábamos al llano de Aiguallus ya vimos en la distancia como nuestros dos compañeros estaban bajando, por lo que nos reagrupamos en la cascada, donde nos hicimos unas fotos.

Reagrupados todos, junto a la cascada del Aiguallus
Reagrupados todos, junto a la cascada del Aiguallus (disculpad por el agua, intentamos limpiar bien el objetivo, pero es evidente que la lluvia impidió que sacáramos mejores fotos)

Conforme se iba acabando la nieve, tuvimos que quitar esquís y así llegamos caminando hasta la Besurta, donde nos esperaba el compañero que se había quedado en la reclusa, por lo que ya estábamos todos juntos de nuevo.

Bajamos caminando hasta los llanos del Hospital, donde habíamos dejado los coches el día anterior, conscientes de haber tomado las decisiones adecuadas, en un día en el que la montaña estaba muy peligrosa.

Cerveza al final del día, en los Llanos del Hospital
Cerveza al final del día, en los Llanos del Hospital

Con posterioridad nos enteramos por las noticias que ese día se habían debido realizar hasta media docena rescates de montaña por parte del GREIM, evacuando a medio centenar de montañeros en diversos puntos del Pirineo.

A continuación os dejo un pequeño vídeo de recuerdo con las pocas fotos que hicimos, puesto que cuando el tiempo se complica, tendemos a hacer menos fotos. Más abajo os dejo mapas y perfil.

Y de momento, cuelgo las botas de “trave”, …. ¡¡ Hasta la próxima temporada !!

MAPAS:

Mapa de la salida. En azul el itinerario ue queríamos hacer y nuestro track, en verde la subida y en rojo la bajada
Mapa de la salida. En azul el itinerario ue queríamos hacer y nuestro track, en verde la subida y en rojo la bajada

 

Mapa de detalle del tramo más alto del itinerario
Mapa de detalle del tramo más alto del itinerario

PERFIL:

Comparativa de nuestro perfil con el previsto (en azul). Como se puede ver el segundo día nos faltaron los últimos 200m de la cumbre
Comparativa de nuestro perfil con el previsto (en azul). Como se puede ver el segundo día nos faltaron los últimos 200m de la cumbre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir en: