Tipos de nieve: Nieve dura

La lluvia, o la transformación de la nieve por el sol, acompañado de las heladas nocturnas nos dejan al día siguiente lo que llamamos nieve dura. Pero no es toda igual y conocerla un poco mejor nos puede ayudar a encontrar la mejor forma de esquiarla, así como las nociones básicas de seguridad.

PARA SUBIR:

Por ejemplo, en la siguiente fotografía, se puede ver como la loma en la que estamos tiene un tipo de nieve que se asimila en su textura a la “piel de naranja”, mientras que al fondo se ve como el agua ha ido marcando unos surcos en la nieve que han ido conformando una especie de “canaletas”, tan características después de abundante lluvias.

Aspecto del tubo de subida al Pico Malacara, sombrío y con nieve dura.
Aspecto del tubo de subida al Pico Malacara, sombrío y con nieve dura.

Esta zona es sombría, como se ve en la foto, por lo cual la nieve estará muy dura y conviene subir con cuchillas , o incluso con crampones, que son mucho más seguros. Aquí la experiencia del esquiador determinará cual es la mejor opción.

Crampones colocados donde las cuchillas y ano son efectivas
Crampones colocados donde las cuchillas ya no son efectivas

La subida con cuchillas es muy cómoda, pero en determinadas condiciones de nieve dura, ya no son efectivas, no “muerden” suficiente, por lo que es mucho más seguro seguir con crampones, aunque eso suponga tener que cargar con los esquís en la mochila.

Apoyo del canto del esquí en las canaletas
Apoyo del canto del esquí en las canaletas

Subir por donde están los canalones es sumamente peligroso, ya que se dispone de muy poco apoyo, la nieve está muy cargada de agua y es prácticamente hielo, por lo que además de agarrar muy poco si nos caemos será muy dificil parar. Mientras tanto, la nieve “piel de naranja” tiene mucha mayor rugosidad, agarra mucho más, es más fácil de romper con el canto y mucho más segura.

Otro ejemplo claro de nieve que obliga a la colocación de crampones es el “hielo – cristal”, como el que se puede ver en la siguiente foto.

Nieve empapada de agua y congelada. Solo con crampones
Nieve empapada de agua y congelada, donde el sol incide pocas horas y con mucha inclinación. Solo con crampones

Este tipo de nieve es característico en pleno invierno, tras varias lluvias, combinadas con heladas, especialmente en zonas sombrías, por lo que hay que tener mucho cuidado y ante la menos duda calzar crampones, amenos hasta llegar a zonas más soleadas.

Desde la distancia, se puede ver cmi brilla el hielo cristal en zonas menos soleadas
Desde la distancia, se puede ver donde brilla el hielo cristal, mientras que en zonas más soleadas la nieve ya se está transformando.

PARA BAJAR

Y para bajar, es todavía más importante elegir por dónde lo vamos a hacer, ya que en una misma bajada podemos encontrar todo tipo de nieve, en función de que vayamos por tubos, o por lomas, en función de la orientación y exposición al sol, etc. En la fotografía anterior se puede ver perfectamente y en siguiente fotografía podemos apreciar otro caso.

Aspecto de una bajada, con nieve dura, tras la lluvia.
Aspecto de una bajada, con nieve dura, tras la lluvia.

Aquí vemos claramente, en una zona soleada que tenemos una zona con nieve “piel de naranja” y otra zona con “canalones” de bajada de agua. La mejor elección, es la de la nieve piel de naranja de la zona más soleada.

Con la nieve “hielo – cristal”, solo hay una forma de bajar, con crampones, … no lo dudéis. Hay muchos días para subir a la montaña, la temporada es muy larga y después de una temporada vendrá otra, no merece la pena el riesgo.

Cuando la nieve está demasiado dura, solo con crampones
Cuando la nieve está demasiado dura, solo con crampones

Deja un comentario

Compartir en: