En lo alto del Bacun Norte

II Encuentro Esqui Montaña CP Mayencos

Cubilar de la Espata (Villanúa), 27 y 28 de abril de 2019 

Antes incluso de pensar en preparar el mochilón, que eso es otra aventura a parte, los organizadores ya habían empezado con los preparativos de este encuentro y sudado lo suyo para reconocer «el terreno de juego». Pero ya a las puertas el panorama se presentaba más justo de lo normal y el futuro se veía incierto. Buscarle una solución no era tarea fácil e igual que si de un pacto con el diablo se tratase, la nieve vuelve y nos deja justo a tiempo todo recién «glaseado».

Los primeros y tímidos rayos de sol de un prometedor sábado iluminan el valle del Aragón, mientras un buen grupo de nueve mayencos y amigos de la Regil más un par de compañeros de 4 patas, arrancamos lejos de toda civilización «cargados como mulas».

Foto de Grupo antes de Salir
Foto de Grupo antes de Salir

Por el frondoso barranco de Bozuelo nos aproximamos en penitente, aunque bonito, paseo hasta el Refugio de la Espata, que tomamos como nuestro «dulce hogar».

Punta Espata y Bacún
Punta Espata y Bacún, desde el refugio de la Espata

En él aligeramos equipaje y una vez las botas están calzadas , apuntamos hacia el llamativo diente: Punta Espata. Tras un mínimo porteo, ya estamos sobre las tablas y «saboreando» la nieve.

Subiendo hacia el collado del Bacún
Subiendo hacia el collado del Bacún

Una subida sin casi tregua, nos lleva hasta el collado Bacún y en el atacamos la vertiente meridional de Punta Espata , que con un último tramo «alpino» nos hace llegar a su cumbre.

Arista de Punta Espata
Arista de Punta Espata

Con esta «en el bolsillo» y día por delante, después de la primera bajadita y recolección de «esquí rebelde» , en grupo acordamos una más.

En lo alto del Bacun Norte
En lo alto del Bacun Norte

Sin dilación nos «comemos» la subidita al Bacun Norte y con este último impulso nos lanzamos hacia el cubilar de la Espata, disfrutando a pesar de pillar la nieve pasada.

Esquiando al vertiente N del Bacún
Esquiando al vertiente N del Bacún

Descalzados los esquís, alguien podría pensar que la jornada a llegado a su fin pero eso está muy lejos de la realidad. La tarde da mucho de sí.

Primero despliegue de exposición de material de esquí, un rato de descanso al sol y otro más activo, con paseo hasta el refugio de la Trapa y aprovisionamiento de materia prima para la chimenea.

A la lumbre del Refugio
A la lumbre del Refugio

Cuando el sol termina su jornada , la luz de la lumbre nos acompaña en la cena y posterior «sobremesa», con la que el día parecía llegar a su fin.

Pero con la gente pensando ya en «bajar la persiana», nos sorprende la llegada de nuestro último compañero y su fiel amigo de cuatro patas. Así que aún alargamos un poco más la divertida tertulia, antes de cada cual irse a su suite.

Pasada una noche que da para opiniones varias, antes de que el sol «bañe» por completo nuestro escenario nos ponemos en marcha, tocándonos este segundo día un poco más de porteo.

Segundo día, camino junto a Collarada
Segundo día, camino junto a Collarada

La tempranía se nota en el terreno que nos obliga a sacar cuchillas hasta ver el sol en el collado de la Espata. Desde este, vigilados por la gran Collarada y sus no menos imponentes vecinos, ascendemos las últimas rampas bien orientadas hacia un abrasador sol que nos dejan en la cima de Somola Bajo.

Camino de la Cima del Somola
Camino de la Cima del Somola

Habiendo disfrutado de vistas hacia algunos grandes colosos pirenaicos y con el horario acompañando, esta por venir lo mejor de la jornada.

Cima del Somola Bajo
Cima del Somola Bajo

Una nieve de primera nos hace gozar de un bajadón por las laderas de Somola y que aún apuramos un poco más por el barranco de Bozuelo hasta que las piedras nos paran los pies.

Ultima bajada con nieve de primera
Ultima bajada con nieve de primera

De vuelta en el Refugio y una vez recogidos todos los bártulos en los tremendos mochilones, regresamos a la fuente del Paco por bonita senda que pone fin a dos días de buena convivencia y esquí.

Comida final en el albergue Tritón
Comida final en el albergue Tritón

Aunque todavía faltaba el cierre como dios manda, refrigerio en mano y manjares en el plato.

 

Leer Más

Mayencos en la Silvretta

(14 – 22 de abril de 2019)

Hoy 23 de abril, con los zarrios de esquiar desparramados y ronroneo de agujetas en las piernas, inicio esta verídica crónica. Inolvidable.

El pasado día 14 y con nocturnidad, salíamos un grupo de mayencos, cuatro mujeres y siete hombres, acompañados por dos guías de Aragón Aventura, desde Jaca hasta Galtür, en el corazón de los Alpes austriacos. Tras casi diez y seis horas de furgoneta, cómoda y con buenos conductores, eso sí, llegamos al destino, tras recoger a otro compañero en el aeropuerto de Zurich.

Paisajes de postal, tiempo fantástico. Buen ambiente de grupo desde el primer momento. Al día siguiente probamos la nieve austriaca. Primeros revolcones en la estación de Ischgl y llegamos “foqueando” hasta el refugio Heidelberg (2.300 m). El calor provocó alguna rozadura desagradable que, en parte, se compensó con la tarde relajada y musical en el refugio. Es bueno contar con guitarrista y acordeonista en estas “movidas”.

El día 17 empieza la travesía en serio. Diana floreada a las 6 h. Desde el Heidelberg hasta el collado Kronen (2.974 m), subida al Breite Krone (3.079 m) y bajada al refugio Jamtal (2.165 m). La nieve, como en los toros, da división de opiniones, se dice que no hay mala nieve sino esquiador patoso, lo cierto es que el calor del día la dejó algo pesada, aunque algunos encontramos palas más que aceptables. Arribamos al hotelazo, más que refugio, sobre las 14 h. Cervecitas al sol y tarde tranquila.

De nuevo nos movilizamos pronto y antes de las 7 h. estamos a las puertas del comedor. La entrada, multitudinaria, recuerda la de un primer día de rebajas. A la rebatiña nos aprovisionamos de un desayuno variado, “Té de la marcha” incluido y a las 8 emprendemos la subida por una ladera empinada que precisará poner cuchillas. Momento bonito cuando le cantamos a la compañera Mercedes un “Cumpleaños feliz” de altura. Nunca mejor dicho. Valle arriba, y tras adelantar a una procesión de alemanes, alcanzamos la forca Chalaus (¡No es broma! Se llama así) a 3.008 m. Hemos hecho un desnivel de 843 m. Aquí el grupo se parte, el más numeroso subirá al pico Augustenberg (3.228 m) Otro más reducido girará hacia la forca Urschai, el collado Urezzas y volverá al Jamtal por un precioso recorrido de laderas y glaciares magníficos. Buena bajada de casi 800 metros hasta el “avituallamiento cervecero” del refugio.

19 de abril, Viernes Santo, un flanqueo helado nos deja, “penitentes voluntarios”, ante la larga remontada del glaciar de ayer, el grupo va fuerte; yo, más lenta, el peso es lo peor, para otra vez me traigo menos camisetas, pero controlando el ritmo y al paso del guía alcanzamos el collado Ochenscharte  (2.970 m) han sido 812 metros de subida, el grupo alcanza también la cima del Oreïlander  (3.197 m) que precisará calzarse crampones y asegurar el tramo hasta la cruz cimera. Recuerda un poco a nuestro Paso del Mahoma del Aneto. Luego, bonita bajada de casi 600 metros hasta el refugio Wiesbadener (2.443 m) Buena ducha y el “avituallamiento líquido” habitual.

El 20, sábado, gran día del Piz Buin (3.312 m) amanece magnífico. Es una pirámide espectacular. Las previsiones son buenas, pero Julio y quien esto escribe debemos quedarnos “en tierra”, él por sus pies llagados de ampollas y yo por prescripción del guía… Una pena, después de haber llegado hasta aquí. Todo sea por el bien del grupo, que subirá al collado Egghornlücke (3.047 m) donde dejarán esquíes y subirán, con cuidado y crampones, pero sin problemas de nieve helada, hasta la cima, tras superar unas pendientes de 45º y un par de pasos en roca por unos diedros de II+ que llevan a la cumbre. Destrepan estos pasos característicos, ya que rapelar tanta gente puede hacerse eterno y a estas alturas ligereza y buena gestión del tiempo son claves para evitar problemas. Bajan eufóricos, cansados y felices. Han hecho un desnivel de 869 metros y toca alegrarse por ellos.

El “Domingo de Resurrección” amanece nublado y gris, hasta ahora hemos tenido un tiempo que ni de encargo. Y nos espera la subida desde el Wiesbadener hasta el collado Tiroler (2.935 m).

Al principio tendrenos unas palas empinadas y demasiado durillas para mi gusto. Luego la cosa se suaviza y ascendiendo por un bonito valle colgado llegaremos a nuestro último ascenso de la travesía. El inmenso glaciar del Jamtal se abre a nuestros pies. Luce el sol. Las primeras bajadas requieren atención por nieve transformada (¡A pesada!) pero, según bajamos, el glaciar nos obsequia con unas laderas de dureza perfecta. Vemos subir despacito a otros grupos, como el nuestro apenas dos días atrás, y evolucionamos con el garbo del trabajo cumplido. Así, gozándola, emprendemos la larga bajada por el valle de Jam. Llegaremos a la vegetación, al río encajonado, a los bosques y las casitas de cuento, a Gältur (1.585 m) ¡Misión cumplida!

Autobús hasta nuestro hotel en Kappel, taller de reparación personal, nos ponemos guapos y nos vamos de farra a Innsbruck, donde nos esperan una tarta sacher, consabidas cervecitas y cena medieval a lo Juego de Tronos… Pero con mejor final.

La vuelta… la furgo… las hooooraaas hasta casa… Austria, Suiza, Francia, España… son otra historia.

Esta mereció la pena.

¡VALE!

 

A la crónica de Sagrario añado unos vídeos:

VIDEO CAPÍTULO 01: ENTREVISTAS

 

VIDEO CAPITULO 02: MOMENTOS DE UNA SEMANA INOLVIDABLE

 

VIDEO CAPÍTULO 03: Piz Buin

Espero que os haya gustado, nos vemos por la montaña.

Leer Más

Esquí de primavera

Este año estamos disfrutando de una primavera espléndida.

EL anticiclón no deja acercarse apenas a las nubes y tenemos una sucesión de  días de sol, con bajísimo riesgo de aludes, que nos está permitiendo disfrutar del esquí de montaña como pocas temporadas.

Este fin de semana estuvimos esquiando en Astún y por arriba estaba todo fenomenal. El sábado incluso encontramos algo de nieve reciente, mientras subíamos varios picos.

El domingo nos fuimos a la zona del Ibón de Escalar y en los llanos del sol había que descalzarse los esquís un par de veces, pero la parte francesa tiene un montón de nieve y esquiamos prácticamente solos.

A continuación os dejamos un par de vídeos para que veáis como está la nieve.

El sábado hicimos una trilogía de picos (Malacara, Caillabet de Rebec y Pico Astún), siguiendo el mismo itinerario que el año pasado (revisa este artículo para más info).

El domingo nos fuimos a la zona del Ibón de Escalar (Collado del monje, pico Jaca) y disfrutamos de la tranquilidad y una fantástica nieve primavera, en estado crema.

Nos vemos en la montaña.

 

Leer Más

Comida en Oliván

Salida desde el Balneario de Panticosa

2/3/2019

El pasado sábado fuimos al Balneario de Panticosa con la idea de hacer el Diente de los Batanes. Pero vimos desde abajo que la subida hacia el refugio de Bachimaña tenía poca nieve, por lo que cambiamos de planes sobre la marcha y nos planteamos otro objetivo: el Pico Bacías, con la alternativa del pico Brazato para el que quisiera algo más.

La idea era subir por el barranco del Brazato, hasta alcanzar el ibón Bajo, el embalse de Brazato, hacer cima y de allí al Bacías.

Y quien no tuviera ánimos o fuerzas para hacer los dos picos, hiciera una travesía rodeando el Circo del Brazato para ir directo al Bacías.

La salida del Balneario la hicimos con los esquís en la mochila , ante la discontinuidad de nieve y el espeso bosque, donde progresaríamos mal con los esquís.

Primer tramo de porteo de esquís, a la salida del Balneario
Primer tramo de porteo de esquís, a la salida del Balneario

Pero en cuanto el terreno fue algo más amable, nos calzamos los esquís, desde el principio con cuchillas, puesto que la nieve estaba dura.

Precioso tramo con focas por el bosque
Precioso tramo con focas por el bosque

La subida fue muy agradable, primero por el bosque, luego hacia el Ibón Bajo de Brazato y finalmente, rodeando el Circo, hacia el Pico Brazato. Con nieve dura, pero muy franca (con las cuchillas íbamos muy seguros).

Foto de grupo en el embalse de brazado.
Foto de grupo en el embalse de brazado. De ida a dcha

Un pequeño grupo se fue rodeando el circo hacia el Bacías, mientras que otros nos fuimos hacia el pico.

Llegamos hasta el pie mismo del pico, pero no tenía nieve hasta arriba, por lo que decidimos no hacer cima. Transición y bajar esquiando, para retomar posteriormente la subida hacia el Bacías, donde nos reagruparíamos todos.

Pero en la bajada, María perdió el plumífero, se le escapó de la mochila, por lo que volvimos a por el y repetimos la bajada.

La subida hacia el Bacias es muy agradable (pendiente moderada, se ve mucho paisaje) y libre de riesgos.

Lamentablemente la parte alta del Bacías tampoco tenía nieve. Por tanto, nos limitamos a alcanzar el collado y reagruparnos con nuestros compañeros. Ellos habían subido el pico con esquís en la mochila y tuvieron que bajar igualmente caminando.

Desde allí, bajamos hasta el Puerto Viejo de Brazato y bajamos entre los Ibones Altos de Brazato.

Desde allí nos encontramos con muy poca nieve y tuvimos que ir esquivando las piedras para bajar. No obstante, al final llegamos hasta el mismo Balneario esquiando, hasta la piscina exterior de los Baños de Tiberio.

En la casa de piedra María nos invitó a unas cervezas, …. mucho menos gasto que comprar un plumas nuevo. Y después nos bajamos al merendero de Oliván a comer.

Cervezas en la casas de piedra
Cervezas en la casas de piedra. De izda a dcha: María, Luis, Pedro, Julio, Manolo, david, Gerardo y Carlos

Día completo, muy divertido, con fantásticos paisajes, muchas risas y grandes amigos. Cuando juntas amistad con montaña, el resultado final de la ecuación siempre es satisfactorio.

Aquí os dejo un vídeo para que os hagáis una idea de como era la salida y más abajo mapas, perfil y track por si queréis hacer la salida.

Nos vemos en la montaña.

 

(más…)

Leer Más

Casita de la cima del Aspe

Travesía de Lizara a Candanchú, subiendo el Aspe

24/02/2019

Segunda etapa de la travesía de dos días, que resumíamos en anterior crónica. La vuelta a Candanchú, tras dormir en Lizara, afrontando otro gran pico, el Aspe.

CRÓNICA DE LA TRAVESÍA:

No pudimos desayunar lo pronto que hubiéramos querido por haber llegado tarde el día anterior al refugio, por lo que comenzamos con algo de retraso.

Desde las primeras rampas a la sombra, mientras ya le daba el sol al refugio
Desde las primeras rampas a la sombra, mientras ya le daba el sol al refugio

La subida al Collado del Bozo la hicimos con nieve muy dura, con cuchillas. Mercedes nos llevó a buen ritmo, que no ahogaba a nadie, pero constante, sin pausa.

Mercedes marcando el ritmo, seguida de Robert y Bárbara
Mercedes marcando el ritmo, seguida de Robert y Bárbara

Desde el colado del Bozo tuvimos que bajar a buscar el Barranco Hondo, único paso de bajada hacia el río que teníamos en una pared rocosa.

Desde el Collado del Bozo ya vemos en frente el Aspe, aunque primero hay que bajar
Desde el Collado del Bozo ya vemos en frente el Aspe, aunque primero hay que bajar

Con el GPS no tardamos mucho en encontrarlo. Bajamos esquiando con una nieve muy pesada, ya comenzábamos a sufrir el retraso de la salida.

Llegamos al Barranco de Iguer y lo cruzamos andando, puesto que llevaba muy poca agua. Pusimos pieles y comenzamos a subir hacia el Aspe.

Subiendo al embudo Robert resbaló y descubrió una nueva modalidad: esquí al-pino
Subiendo al embudo Robert resbaló y descubrió una nueva modalidad: esquí al-pino

Al llegar al embudo, Mercedes y Bárbara decidieron dar la vuelta y bajar hacia Aísa. Sabían que quedaba gran parte de la ruta y que íbamos tarde.

Continuamos por tanto, únicamente cinco esquiadores, de los nueve que salimos el sábado de Candanchú.

La subida se hizo muy larga por el calor y la nieve demasiado transformada, que en alguna media ladera se desmoronaba, con el sobre esfuerzo que ese traspiés supone.

Llegando a la cima del Aspe
Llegando a la cima del Aspe

Dejamos los esquís y las mochilas para hacer el último tramo con crampones y piolet, hasta la cima.

Foto en la cima del Aspe: Adolfo, Santi, Sherpaco y Robert. El fotógrafo también subió
Foto en la cima del Aspe: Adolfo, Santi, Sherpaco y Robert. El fotógrafo también subió

Ya vimos que la vuelta a Candanchú era inviable por la cara norte. La nieve estaba muy helada y es un tramo muy expuesto.

Por tanto, bajamos esquiando hasta el paso de la Garganta del Aspe con el objetivo de ir hasta Loma Verde. Pero ese tramo también estaba muy helado, por lo que tuvimos que hacer un largo tramo con crampones.

Adolfo descansa en una zona cómoda antes de comenzar una larga media ladera
Adolfo descansa en una zona cómoda tras bajar las primeras rampas, antes de comenzar una larga media ladera

Finalmente, la bajada de Loma Verde no fue nada agradable, puesto que era ya muy tarde, la nieve estaba helada como el mármol y había mucha huella.

Tras hacer la última media ladera de la Cueva de los Contrabandistas, una remadita y llegamos a Candanchú con las últimas luces del día, donde nos encontramos una agradable sorpresa: Mercedes y Bárbara nos estaban esperando con unas cervezas fresquitas.

Barbara, Mercedes, Adolfo y Santi brindan a vuestra salud ante la atenta mirada perruna
Barbara, Mercedes, Adolfo y Santi brindan a vuestra salud ante la atenta mirada perruna

Unos 16 km y 1.665 m de ascenso acumulado, pero en unas condiciones muy duras, tanto por el calor de la subida al Aspe, como por la larga aproximación a Loma Verde con crampones.

Y dos enseñanzas muy importantes que nos llevamos de esta travesía:

  • Hemos de madrugar más ante rutas tan largas y
  • aunque las temperaturas sean altas, en febrero nos podemos encontrar con orientaciones norte sombrías y complicadas, con mucho hielo.

Más abajo os dejamos mapas, perfiles y el track para que podáis ver como hicimos la ruta.

Nos vemos en la montaña.

(más…)

Leer Más

Ultimos metros hasta la cima del Bisaurín

Travesía Candanchú Lizara

23/02/2019

Este es el primer día de un proyecto de Santi «Lobo Estepario», uno de los socios del CP Mayencos. Su idea era hacer una travesía de dos días, circular desde Candanchú, durmiendo en Lizara.

CRÓNICA DE LA SALIDA:

Salimos de la pista grande de Candanchú, subiendo el collado de Cauxiat, con la idea de bajar esquiando hasta Sansanet.

Transición en el collado de Cauxiat
Transición en el collado de Cauxiat

La verdad es que esa bajada por el bosque no fue nada buena, ya que no había hueco entre los árboles para poder esquiar y bajamos derrapando con mucha dificultad. Alguno de nosotros incluso se cayó, doblando bastones.

Aquí es donde surge la figura de nuestro Sherpa particular: Paco, que a partir de entonces comenzamos a llamar con todo respeto SHERPACO. Para otra ocasión, o encontraos una zona por la que bajar mejor, o sería preferible salir desde Sansunet, evitando ese tramo.

Poniendo pieles tras bajar el bosque
Bárbara y Adolfo sonrientes, poniendo pieles tras bajar el bosque

La subida hacia el Ibón de Estanés es muy cómoda y agradable dentro del bosque al principio y por un suave valle más adelante. Al tratar e enderezar uno de los bastones se parte y hemos de hacer una reparación de emergencia con cinta americana, … ¡¡ este Txetxu es un auténtico Mac Giver !!

Justo antes de llegar al lago subimos hacia la izquierda, para buscar el enlace hacia el valle de los Sarrios.

Comenzamos a subir en busca del enlace al Valle de los Sarrios.
Comenzamos a subir en busca del enlace al Valle de los Sarrios.

En esta subida ya podemos ver el Ibón de Estanés y Pico Acué, en un fantástico día soleado. Muchos hicimos la subida completa con cuchillas, otros prefirieron usar crampones, puesto que había bastante pendiente.

Preciosa subida, junto al ibón de Estanés
Isabel y Mercedes, seguidas de Adolfo encabezan esta preciosa subida, junto al ibón de Estanés. Al fondo se ve el tramo final de subida con varios esquiadores que subían a disfrutar del día

La llegada al Valle de los Sarrios era a través de una estrecha garganta, con bastante pendiente. En ese tramo ya fueron más los partidarios de crampones, aunque algunos continuamos con cuchillas.

Último tubo que subimos para acceder al Valle de los Sarrios
Último tubo que subimos para acceder al Valle de los Sarrios. Txetxu sube como un sarrio, seguido de Sherpaco

El amplísimo Valle de los Sarrios asciende con una pendiente suave, en un espacio amplísimo, tranquilo, donde disfrutamos de la montaña en su estado más amable.

Suave subida por le Valle de los Sarrios
Suave subida por el Valle de los Sarrios

Al alcanzar le Puerto de Bernera, junto al ibón Biello comimos y bebimos un poco, para seguir por una suave bajada que hicimos sin quitar las pieles, disfrutando de una nieve crema estupenda, hasta llegar a la Plana Mistresa.

EN la Plana Mistresa estuvimos debatiendo un rato, sobre si bajábamos directamente hasta el refugio, hasta consensuar que subíamos todos hacia el Bisaurín, por lo que comenzamos la subida.

Vistazo atrás, desde la subida al Bisaurín. Vemos abajo la plana misereas y de frente el suave valle por el que bajamos esquiando con pieles
Vistazo atrás, desde la subida al Bisaurín. Vemos abajo la Plana Mistresa y de frente el suave valle por el que bajamos esquiando con pieles, desde el Valle los Sarrios

Antes de llegar al Collau de Secús, giramos a la izquierda para subir por un amplio, pero pendiente, corredor en el que alguno tuvo un susto. Sherpaco fue el primero que decide subir con crampones.

Al llegar a la Collada Bastés, volvemos a debatir qué hacemos, puesto que vamos muy justos de tiempo. Finalmente se decide que baja Isabel, con Mercedes y Txethu al refugio, por la Plana Mistresa, mientras los demás continuamos en busca de la cima. Más tarde nos enteramos que en la bajada de esa pala Txetxu sufrió una rotura de fibras en el gemelo, que no le impidió bajar esquiando hasta el refugio, pero lo convirtió en una auténtico calvario, tato para él, como para sus dos compañeras de bajada.

Comenzamos esa subida por tanto un poco tarde, con toda la pala en sombra y la nieve dura salvo la huella de esquí, por donde subimos con cuchillas, … hasta que decidimos cambiar a crampones para mayor seguridad, puesto que la nieve se estaba helando rápidamente por el frío viento.

Llegamos a la cima del Bisaurín con bastante viento y con un cielo espectacular. Las últimas luces del día, a través de una nubes nos obsequiaban con unos colores espectaculares.

Al fondo, las lejanas montañas se veían azules, con una silueta que recordaban las olas del mar. Ninguna fotografía, ni descripción que pudiéramos ofrecer, haría justicia con ese espectáculo en nuestras retinas que, tras un generoso esfuerzo, atesoramos en nuestras memoria como la recompensa más preciada.

Ultimos metros hasta la cima del Bisaurín
Últimos metros hasta la cima del Bisaurín

Tanto Bárbara como Robert hacían su primera ascensión al Bisaurín, … pero seguro que no será la última, es una cima que nunca defrauda.

Robert, Adolfo, Santi (agachado) y Sherpaco, disfrutando con júbilo de la cumbre
Robert, Adolfo, Bárbara, Santi (agachado) y Sherpaco, disfrutando con júbilo de la cumbre

La pala estaba hecha un patatal, afortunadamente estaba fundida, pero muy pesada para poder disfrutar.

Adolfo, en el collado Foratón
Adolfo, en el collado de lo Foratón

Apenas tuvimos una docena de giros buenos llegando al Collado de lo Foratón. Desde el collado unos pocos metros de sol, pasando a esquiar «a la sombra», con una nieve todavía blandita, hasta llegar al refugio de Lizara, no sin algún que otro paso «técnico», viendo como Adolfo caía en una grieta, quedando enterrado hasta la cintura.

Dificultades todas ellas superadas hasta llegar al refugio.

Refugio de Lizara
Sherpaco, Robert, Adolfo, Bárbara y Santi, antes de la última rampa hasta el refugio de Lizara

El refugio, todo un lujo, ducha con agua caliente, abundante cerveza, buena cena y una plácida noche en una habitación donde no roncó casi nadie. Consultando un libro del refugio encontré este bonito perfil de la subida al Bisaurín desde Lizara.

Perfil de la subida en un libro del refugio
Perfil de la subida en un libro del refugio.

Y aún nos quedaba el segundo día, el retorno a Candanchú, con la ascensión al Aspe, que os contaremos en la próxima crónica. Más abajo os dejamos los mapas y el track del GPS para poder hacer la ruta.

Nos vemos en la montaña.

(más…)

Leer Más

Chinebral de Gamueta

16/02/2019

BREVE CRÓNICA DE LA SALIDA:

Este sábado teníamos pensado hacer una salida por el valle de Zuriza y decidimos hacer la Chinebral de Gamueta desde la fuente de los clérigos, donde nos habían dicho que habían limpiado algún tramo para poder aparcar.

La salida comienza con una subida suave a través de un bosque muy agradable que nos lleva hasta un amplio valle.

Nuestra idea era subir por el Paso del Oso y toda la cresta, pero observamos que en las lomas había poca nieve, veíamos a algún esquiador que progresaba con dificultad, por lo que decidimos cambiar el plan subiendo por el mismo sitio que íbamos a bajar, por el valle.

La verdad es que fue un acierto, ya que luego comprobamos en la cima que había un viento que impedía que la nieve transformara en las crestas, mientras que en el fondo de valle pudimos disfrutar de una fantástica nieve crema y una Météo mucho más benévola, resguardados del viento.

Nuestro grupo, subiendo compacto por el valle
Nuestro grupo, subiendo compacto por el valle

Yendo por el valle ya veíamos que tanto la subida, como la bajada presentan poca dificultad, ya que la nieve fue transformando a lo largo del día y nos permitió pasar un día estupendo.

La cima estaba muy venteada y la nieve muy dura, por lo que subimos con crampones, y no aguantamos mucho.

Lo justo para deleitarnos con el aspecto tan fantástico que tiene ahora el pirineo, fantaseando sobre próximas salidas al Petrechema y el Mallo de Acherito, quizás para el mes de abril que ya transforme la nieve y sea una salida de menos riesgo.

Cima del Chinebral de Gamueta
Foto de grupo en la cima del Chinebral de Gamueta

La bajada, una delicia, con una vista privilegiada, una nieve crema divina, un gran día, disfrutando con amigos. Una gozada, vamos.

Bajando la primera pala del Chinebral de Gamueta
Bajando la primera pala del Chinebral de Gamueta

Una vez abajo, hicimos una foto de grupo, con el bosquecito, antes de irnos al coche a la fuente de los clérigos.

18 Mayencos en Zuriza
Aquí estamos, los 18 Mayencos que subimos al Chinebral de Gamueta

A continuación os dejamos datos de la ruta, mapas, perfil, track y un vídeo con más imágenes, para que os podáis hacer una idea de cómo es la ruta.

 

VIDEO:

 

MAPA:

 

PERFIL:

 

DATOS TÉCNICOS:

 

TRACK:

Powered by Wikiloc

 

Nos vemos en la montaña.

Leer Más

Comenzamos la temporada 2018 / 2019

El sábado pasado iniciamos la temporada de esquí de montaña por la estación de Astún, que es donde más nieve hay en estos momentos.

Si quieres salir con nosotros, para este año vamos a exigir cumplir 3 cosas:

  • Ser socio de Mayencos
  • Estar cubierto por un seguro federativo (estar federado)
  • Haber entregado firmado el documento de aceptación de las condiciones de organización.

Para más dudas (como hacerte socio, que actividades tenemos previstas, etc.), pone en contacto con nosotros en el club:

Contacto

EN la web podrás también consultar el calendario de actividades previstas:

Programa de actividades skimo 2018-2019

Nos vemos en la montaña.

Leer Más

Homenaje a San Jorge 2018: Collarada

El pasado 21 de abril, desde la sección de esquí de montaña del Club Pirineísta Mayencos, hicimos nuestro particular homenaje a San Jorge, patrón de Aragón, con la subida al pico Collarada. Esta exigente subida prácticamente supone el cierre de la temporada para la mayor parte de los socios del Club que practican esta modalidad. A ella se enfrentaron los esquiadores de montaña más expertos de la sección, en un día fantástico para hacer la salida, ya que el riesgo de aludes había descendido y estaba la nieve perfectamente estable.

Esta actividad ha sido la de mayor afluencia de socios que ha tenido la sección de Skimo esta temporada, con nada menos que 27 personas, lo que demuestra que la actividad del esquí de montaña está en pleno auge. Esta sección lleva tan solo tres años en marcha en el club.

La montaña demostró que siempre hay que tenerle respeto, puesto que a pesar de las previsiones de buen tiempo, el estado de la nieve, demasiado transformada en algunas orientaciones, así como el paso de las nubes, supuso una drástica bajada de temperaturas para los que estaban en la cima, obligando a todos los participantes a dar lo mejor de sí mismos, tanto en la cima, como en los pasos técnicamente más complejos, tanto sobre los esquís, como con los crampones.

Felizmente, todos alcanzaron el objetivo de hacer cima y, más abajo, se hizo una foto de grupo para inmortalizar el momento. En el programa del día estaba recoger el Belén que se dejó en diciembre en la cima, pero fue imposible, puesto que estaba bajo más de 2 metros de nieve, por lo que habrá que volver más adelante, cuando haya fundido la nieve y se haya reducido ese espesor.

Foto en la cima. El belén enterrado en nieve, un par de metros más abajo

Un grupo que comparte los valores de amor y respeto a la montaña, que conlleva la generosidad y solidaridad con el compañero más débil, el afán de aprender, la ilusión de disfrutar de los logros, así como el disfrute de compartirlo con otras personas. En este grupo cada vez es más importante la participación de mujeres, así como personas de todas las edades, puesto que estos valores no entienden de género, ni se olvidan con los años. Subieron 27 personas que no son más que la punta del iceberg, destacando de entre los 88 socios de Mayencos (el Club ronda los 1000 socios) que han estado disfrutando del esquí de montaña, durante un invierno que ha sido muy duro.

Aún a pesar de que la montaña ha presentado esta temporada una condiciones muy difíciles para la práctica del esquí de montaña, en el club se ha realizado actividad de forma ininterrumpida, eso sí, adaptando las salidas a las exigencias de la montaña.

Este año, además de las salidas de club, más exigentes los sábados y más asequibles los domingos (para los más nuevos en este deporte), se han realizado cursos de formación, tanto en materia de aludes, como en la técnica de esquí fuera de pista (para expertos e iniciados), montaña invernal (desde la iniciación al uso de piolets y crampones, hasta el uso de cuerdas, montar un encuentro, un pasamanos, rapel con esquís, etc.), de auto rescate y primeros auxilios, se ha colaborado en la organización del Campeonato de España por Equipos, organizado por ADECOM en Candanchú, e incluso se han realizado salidas promocionales con chavales de los equipos de competición alevines e infantiles de la sección de alpino.

En este momento ya está comenzando la sección de montaña con sus salidas y aún a pesar de que sigue habiendo nieve, se comienzan a alternar las salidas de skimo con otras actividades de montaña, como este pasado fin de semana, en el que se realizaba una actividad conjunta de orientación y manejo del GPS.

Tras el cierre de las estaciones mucha gente guarda el material de esquí hasta la próxima temporada, pero es a partir de estas fechas y mientras permanezca la nieve en la montaña, cuando se presentan las mejores condiciones para la práctica del esquí de montaña, puesto que la nieve permanece estable, se reduce el riesgo de aludes y la climatología habitualmente suele ser favorable.

Este video nos servirá como recuerdo de un fantástico día de esquí, pero también como recuerdo de una temporada fantástica, compartida con un grupo de personas extraordinarias  ¡¡¡ gracias chic@s !!!

Leer Más